ads1

Myrja Ceballos Molinar
Myrja Ceballos Molinar | Asesora de pymes y emprendedores, desarrollo de programas empresariales.

El liderazgo resiliente y transformador

0 Shares
0
0
0
0

Por: Myrja Ceballos  |  myrjaceballos@yahoo.com

Ser líder es tener la capacidad de llevar a una persona o un grupo de personas hacia una zona que jamás imaginaban llegar. Esta es la primera apuesta que todo líder debe apuntar, de lo contrario pierde dinero o el cierre del negocio.

¿Quién es el recurso más importante dentro de una organización después del Covid? Ante este fenómeno que llegó de manera inesperada, muchas de las organizaciones y empresas realizaron transformaciones improvisadas y empíricas para agilizar procesos, mayor productividad. En todas, el papel principal deben asumirlo los líderes.

Isaac Lucatero Castañeda, director regional del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera, menciona tres tipos de líderes que surgen ante la pandemia:

Digital: La tecnología debe formar parte de su recurso como medio de trabajo, poder innovar y experimentar la creatividad, adaptarse al cambio y ser estratega.

Algorítmico: Abraza la incertidumbre, da respuesta a una solución con un propósito importante.

Exponencial: Son líderes futuristas, innovadores y tecnológicos.

Pero hay un tipo de líder que no puede faltar ante estos grandes cambios, y es el liderazgo resiliente para el individuo y el equipo. Para el individuo, el líder debe preocuparse más en la persona, ser empático y confiar en sus talentos. Y para el equipo, es necesario realizar coaching con el fin de medir su motivación, sus necesidades, y apoyarlos en el crecimiento personal o las oportunidades del futuro, además de compartir experiencias positivas.

Otra cualidad o característica del liderazgo resiliente es la agilidad para tomar decisiones en un corto plazo; debe buscar la manera de sobrellevar la crisis y mantener la empresa activa y vigente. Sumado a ello, la comunicación clara y transparente ante los hechos que vive la empresa y manifestarlo a los colaboradores; y tener una visión a largo plazo para adaptarse a los nuevos modelos de negocios que va a definir la organización del mañana.

Desde el punto de vista del mercado laboral, que ha sido impactado por esta pandemia, son las habilidades blandas que, de hecho, se mencionan en las líneas anteriores; pero las que más prevalecen es adaptarse al cambio, la capacidad de análisis y buenas relaciones interpersonales o conectarse con la gente.

Gracias a las necesidades de los clientes y el COVID-19, la gestión de recurso humano ha tenido que transformarse digitalmente sin perder la perspectiva de buscar resultados, pero para ello debe enfocarse en su gente, cuál es la experiencia que se va a obtener y después incorporar la tecnología.

Los retos del nuevo líder no solo reúnen los aprendizajes que debe adquirir, sino la nueva forma de reclutar y retener personal, desarrollar sus capacidades ante el nuevo cambio y estar preparados ante los movimientos que puedan suscitarse.

De manera muy particular, estos grandes cambios traen oportunidades, sacrificios, más jornadas laborables, pero si no cuidamos al personal o a la gente, de nada servirá ejercer como líderes donde ellos serán los primeros afectados. Debemos acompañarlos en este recorrido y, como gestores de recursos humanos, ser activos, responder rápidamente, ser proactivos y dispuestos a prosperar juntos.

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor, y pueden no coincidir con las del cuerpo editorial de esta revista o las de este gremio empresarial.

ads1
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like