banner-cobrepanama

Retomar las citas médicas de control es clave para prevenir complicaciones en tiempos de pandemia.

ENT y COVID-19

0 Shares
0
0
0
0

En la región, una de cuatro personas con enfermedades crónicas corre el riesgo de contraer un padecimiento severo o morir por este virus.

Por: Malema De León | mdeleon@panacamara.org

Quienes padecen Enfermedades No Transmisibles (ENT) -también llamadas crónicas-, como las cardiovasculares, hipertensión, diabetes y cáncer, tienen mayor riesgo de agravar y probabilidad de morir por COVID-19. De ahí que los organismos mundiales y regionales consideren fundamental informar a la población al respecto, y mantener los servicios esenciales con el fin de garantizar la continuidad de la atención médica durante la pandemia.

Datos revelados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS)/ Organización Mundial de la Salud (OMS), indican que América Latina tiene 1,200,000 de personas que viven con cáncer y 62 millones con diabetes.

Entes a cargo de la salud en Panamá han informado sobre este tema. La Caja de Seguro Social (CSS), por ejemplo, anunció que los pacientes con enfermedades no transmisibles o crónicas, deben mantener un adecuado control de su salud con la ingesta regular de sus medicamentos, pese a la situación de salud ocasionada por el COVID-19.

Mali Alzamora, doctora y coordinadora nacional de Medicina Familiar de la CSS, advirtió que, durante la pandemia, si los pacientes diabéticos o hipertensos dejan de tomar los medicamentos, corren con mayor riesgo de descompensarse.

“Los pacientes que no tengan medicamentos o recetas pueden adquirir los mismos acercándose a las diferentes instalaciones de salud tomando todas las medidas de bioseguridad, lavado de manos, uso de gel alcoholado, mascarillas y distanciamiento físico; si son adultos mayores es preferible que envíen a sus hijos o familiares más jóvenes a retirar sus medicamentos”, indicó.

Por su parte, el Dr. Daniel Pichel, cardiólogo del Hospital Paitilla, aseguró que las enfermedades cardiovasculares y derrames siguen siendo la principal causa de muerte; y advirtió de la importancia de retomar las citas de control de cardiología en medio del temor al contagio de COVID-19. También explicó los daños y complicaciones que provoca el COVID-19 en el corazón, haciendo vulnerables a los pacientes cardíacos en medio de la pandemia.

 “Los pacientes cardiovasculares que dejaron de asistir a sus citas de control por miedo al contagio tienen más probabilidades de descompensarse y de tener problemas. Por ejemplo, si se trata de un paciente cardiaco que requiere un seguimiento cada dos o tres meses para revisión de insuficiencia cardiaca o condición cardiaca severa potencialmente mortal, y no acude a sus controles, presentará complicaciones pronto. Y si se trata de un paciente hipertenso que no asiste a su control y no se le ha estado monitoreando la presión en meses, si necesitaba un cambio en sus medicamentos no se le realizó, porque no se le había detectado”.

Para el doctor Pichel, una alternativa para retomar las citas de control es la consulta virtual. “El paciente no tiene que estar presencial en todas sus citas. Un médico puede monitorear al paciente mediante una pantalla y determinar si hay algún cambio. Si fuera necesario examinarlo, se puede agendar después una cita presencial. Un 30% de las citas que atiendo de cardiología son virtuales. Lo importante es seguir teniendo un seguimiento con el médico especialista para evitar descompensarse”.

Añadió que, en la actualidad, mediante una aplicación del celular inteligente, un reloj y un medidor de presión el paciente en casa y un oxímetro puede medirse la presión arterial, el pulso, la glucosa, el sueño y saturación del oxígeno en sangre. Al mismo tiempo que, en la cita virtual el cardiólogo puede comparar los parámetros del paciente con su historial. Sin embargo, no todos están acostumbrados a la virtualidad en cuyo caso recomiendo la cita presencial. “Pero lo peor es desconectarse de las enfermedades crónicas”, señaló.

Corazón y Covid-19

El COVID-19 provoca incidencia de infarto, arritmias, y complicaciones cardiovasculares en general. Produce una respuesta inflamatoria severa, un cuadro de fiebre que hace que el corazón funcione de manera sobrecargada, y empieza a requerir más oxígeno para seguir funcionando. “El virus también activa la conformación de coágulos que obstruyen la circulación parcialmente en el corazón y/o los pulmones”, explicó el Dr. Pichel.

Añadió que el COVID-19 también puede provocar una infección en el corazón llamado miocarditis, que consiste en la inflamación del músculo cardíaco (miocardio), según autopsias realizadas en Estados Unidos e Italia. La miocarditis puede afectar el músculo cardíaco y el sistema eléctrico del corazón, lo que reduce la capacidad del corazón de bombear y producir ritmos cardíacos rápidos o anormales (arritmias).

Algunas recomendaciones

Las familias y toda la sociedad deben proteger a las personas con ENT, quienes deben:

  • Insistir con el lavado de manos con agua y jabón constante por al menos 60 segundos, y con el uso de desinfectantes como alcohol en gel
  • No interrumpir su medicación sin hablar primero con el médico. Tomar las medicinas con la regularidad recetada.
  • Encontrar actividades que ayuden a relajar como leer, escuchar música o caminar. Ante estados de ansiedad y depresión, buscar ayuda: llame a un amigo o un familiar, o consulte a su médico.

ads1
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like