banner-cobrepanama

Crean incentivos para multinacionales dedicadas a la manufactura.

Tracción de inversionistas: Régimen especial y programa de residencia

0 Shares
0
0
0
0

Nuevas normativas contempladas para la recuperación económica de Panamá, buscan atraer empresas generadoras de empleo al país.

Por: Malema De León | mdeleon@panacamara.org

La inversión extranjera juega un rol muy importante en el contexto que estamos viviendo hoy, de acuerdo con planteamientos en los que ha enfatizado la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Según el ente regional, “es particularmente importante analizar las perspectivas de inversión en los años siguientes”, así como examinar tendencias y perspectivas globales con foco en la región “para determinar cuáles podrían ser las industrias y sectores más afectados por la recesión”.

En materia de atracción de las inversiones y generación de empleos, Panamá cuenta con nuevo régimen especial en esa dirección, con el cual se incentiva al establecimiento y operación de empresas multinacionales para la prestación de servicios relacionados con la manufactura (EMMA).

La nueva legislación impulsa el establecimiento de empresas multinacionales de manufactura, manufactura ligera y de ensamblaje, que conllevan la contratación directa de mano de obra, lo que impulsará la generación de empleos y el crecimiento económico del país para salir de la crisis causada por la pandemia.

La Ley EMMA, sancionada el pasado 31 de agosto, forma parte de las doce acciones de la primera fase del Plan de Recuperación Económica que anunció el Gobierno Nacional, el pasado 1 de julio, frente a la pandemia por Covid-19. El acto  contó con la presencia de representantes de gremios empresariales, entre estos, del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CoNEP), de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP),  y de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón.

De acuerdo con los promotores gubernamentales de esta norma legal, hay empresas interesadas en establecerse con los beneficios de este nuevo régimen especial, y que a través de Pro Panamá se han hecho acercamientos con multinacionales del sector manufacturero.

A juicio del presidente del CoNEP, Julio De La Lastra, “la sanción de esta ley es de importancia en estos momentos porque, bien ejecutada, puede convertirse en un vehículo para la recuperación económica del país”.

Al respecto, el titular del MICI, Ramón Martínez, dijo que las empresas que se instalen bajo este régimen especial deberán asumir el compromiso de transferir tecnología y desarrollar la creación de un centro de enseñanza técnica para el adiestramiento del personal nacional, a fin de integrar la fuerza laboral panameña que se vaya a requerir.

La ley está basada en el éxito que se ha tenido con el régimen sede de empresas multinacionales (SEM), que ha permitido la instalación de 158 compañías de este tipo y creado más de 7 mil puestos de trabajo, así como inversiones por el orden de los US$1,200 millones.

Las empresas que se instalen bajo el nuevo régimen especial EMMA gozarán de los beneficios e incentivos fiscales, laborales, migratorios y aduaneros, además de capitalizar las bondades de los regímenes especiales ya existentes en las zonas francas de Colón y Panamá Pacífico, entre otras.

Sobre este tema, Hernán Riveros, gerente de Desarrollo Estratégico de Clientes de Panamá Pacífico, ha expresado que “leyes como EMMA se convierten en buenas noticias para las Áreas Económicas Especiales, como en el caso de Panamá Pacífico y zonas francas en donde, día a día, más de 300 empresas se mantienen productivas para aportar al desarrollo y reactivación de la economía de Panamá”.

Riveros añadió que esta ley refuerza el establecimiento de las empresas dentro de Panamá Pacífico, cuya infraestructura permite el óptimo desarrollo de la industria manufacturera. En esta área “más de 10,000 colaboradores, de los cuales 90% es mano de obra panameña, han encontrado una oportunidad de crecimiento en las compañías que decidieron establecerse en el área”, indicó.

Programa de residencia para inversionistas

En octubre pasado se anunció el Programa de Residencia Permanente por Razones Económicas para Inversionistas Calificados, cuyo objetivo es estimular la reactivación económica mediante la atracción de inversionistas de alto patrimonio para dinamizar distintos sectores de la economía como el sector inmobiliario y la construcción.

Este programa está contenido en el Decreto Ejecutivo No. 722 de 15 de octubre de 2020, estableciéndose que, para aplicar al mismo, los inversionistas extranjeros deben invertir en propiedades inmobiliarias por un mínimo US$ 300,000 durante los primeros 24 meses de vigencia del decreto. Luego de este tiempo, el monto sube a US$ 500,000.

Del documento también se desprende, que las inversiones inmobiliarias pueden ser para unidades ya terminadas o también por medio de la inversión con contratos de promesa de compraventa de unidades inmobiliarias, mediante la incorporación de un fideicomiso que garantice la compra del bien inmueble.

Otras modalidades de inversión establecidas en este decreto incluyen la compra de valores en la Bolsa de Valores de Panamá por un monto mínimo de US$500,000 y establecimiento de plazos fijos bancarios por un mínimo de US$750,000, valores que “deben tener incidencia directa en el territorio nacional”, afirmaron las autoridades.

De igual forma, del documento se desprende que todas las inversiones deben mantenerse por 5 años como mínimo y para que el inversionista obtenga residencia permanente inmediata luego de culminado el proceso, que se estima tomará 30 días.

Por primera vez, se contará con un programa que permite al Inversionista Calificado aplicar desde el exterior. Es decir, que puede realizar la inversión desde el extranjero, mediante un abogado local, y culminar el trámite cuando se encuentre en territorio panameño.

Se informó, igualmente, que una vez en el país, deberá continuar el trámite en la ventanilla única de inversiones del Ministerio de Comercio e Industrias (MICI), en la que también participa el Servicio Nacional de Migración, para velar y asegurar los controles adecuados de cada inversión en el cumplimiento de las normas migratorias y de seguridad panameñas.

ads1
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like