ads1

La apertura progresiva en bloque de las actividades económicas, es un paso hacia la reactivación económica.

Una fuerza unida para reactivar la economía nacional

0 Shares
0
0
0
0

Los sectores públicos y privados del país  se plantean estrategias para reactivar las actividades económicas y generar puestos de trabajos, impactados por el Covid-19.

Por: Malema De León | mdeleon@panacamara.org

A los planes “Protégete Panamá” y “Panamá Solidario”, se suma “Un Panamá Mejor”, una iniciativa que requiere, de igual forma, del apoyo fundamental del sector para su desarrollo, y con ello hacer frente a las consecuencias del Covid-19 en el país, anunció el Gobierno Nacional.

“Ahora, junto a los empresarios debemos colaborar también para construir el Plan Un Panamá Mejor”, que pretende la reactivación económica y mantener los puestos de trabajo, anunció el presidente de la República, Laurentino Cortizo, en mayo pasado, durante el acto de instalación de la nueva directiva de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP).

El llamado gubernamental a ejecutar en conjunto el Plan “Un mejor Panamá”, es cónsono con las acciones y propuestas de la CCIAP, gremio representativo de los principales sectores de la economía nacional.

“La CCIAP ha enmarcado sus estrategias hacia la ‘Nueva Normalidad’ que plantea desafíos para el país como la reapertura por bloques de las actividades comerciales, de manera gradual y preservando, en primer instancia, la salud de todos los panameños”, declaró en este acto Jean-Pierre Leignadier, presidente del gremio, resaltando la importancia de la unidad, así como del trabajo responsable y coordinado para superar esta pandemia.

Leignadier ha enfatizado que las políticas de apertura económica deben se balanceadas con las medidas necesarias para el control del contagio del Covid-19.

De acuerdo con las autoridades gubernamentales, ante esa ‘nueva normalidad’ en ‘un mejor país’, la unidad entre los diversos sectores de la sociedad permitirá realizar “tareas que exigen consensos, mediante un amplio y franco diálogo nacional, para resolver el tema de la Caja de Seguro Social (CSS), mejorar el sistema de salud y otros asuntos relevantes que demandan la participación de la sociedad porque son decisiones para las presentes y futuras generaciones”.

Estrategias locales e internacionales

El Gobierno Nacional trabaja en proyectos a través de las Asociaciones Público-Privadas (APP) y otras leyes contempladas en el plan de acción, destinadas a mantener y generar empleos que podrían atraer inversiones por más de US$5 mil millones.

Sobre el tema, el titular del Ministerio de Comercio e Industrias (MICI), Ramón Martínez, explicó que las estrategias locales e internacionales serán fortalecidas, “para ponerlas en ejecución y lograr los objetivos a corto, mediano y largo plazo”.

El ministro Martínez agregó que ante la pandemia y sus efectos en los sectores productivos, el MICI trabaja en cuatro focos: la industria nacional; la inversión extranjera y equiparación logística; las micro, pequeñas y medianas empresas; y la promoción, fortalecimiento e incremento de la oferta exportable panameña en mercados claves.

“No solo hemos analizado los diversos escenarios afectados, sino también las estrategias que como país pondremos en marcha, dentro y fuera del país, para que nuestra economía repunte. Además de la salud de la población, nuestro principal foco es mantener la continuidad de las empresas, mantener y generar empleos, así como la fluidez de la cadena de suministros, lo cual es importante para seguir librando la batalla contra la pandemia”, indicó.

Desde marzo pasado, se han establecido medidas extraordinarias para mantener la liquidez, con financiamiento nacional e internacional, ajustes presupuestarios orientados a financiar los faltantes de ingresos, así como el apoyo a sectores económicos fundamentales para el bienestar de los ciudadanos, entre ellos asegurar que durante la pandemia no faltará el acceso al alimento, en los hogares del país, según reportes del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Estadísticas del MEF indican que en los meses de marzo, abril y mayo de este año, los ingresos corrientes del gobierno central cayeron US$881.5 millones con respecto a la programación presupuestaria, por los impactos adversos del COVID-19. Para estos tres meses, se tenía programado recaudar US$1,802.5 millones y se obtuvieron US$921.1 millones.

En enero y febrero del 2020, antes de los impactos del Covid-19, la recaudación arrojó resultados favorables, de 11.7% superior a la programación presupuestaria; y en mayo pasado.

En comparación con los meses anteriores, mayo fue el más afectado, cuando las recaudaciones de los ingresos corrientes del Gobierno Central estuvieron 57.1% por debajo de lo presupuestado. Para el mes de mayo, se tenía programado recaudar B/.558.3 millones y se obtuvieron B/.239.6 millones.

Iniciativas por sector

  • Para la retención y atracción de inversiones extranjeras, se ha diseñado un nuevo régimen especial para las Empresas Multinacionales de Servicios Relacionados a la Manufactura (EMMA), “emulando el esquema exitoso que ha tenido las Sedes de Empresas Multinacionales (SEM)”. Al respecto, el ministro Martínez aseguró que se atraerá la inversión de empresas nacionales y extranjeras con sucursales internacionales, “ofreciéndoles un nuevo régimen integral de incentivos competitivo y atractivo”.
  • También se contempla la reactivación de las exportaciones, enfocada en la identificación de oportunidades, agilización de procesos, mejora en las condiciones y marco legal internacional. En esto, “sacando el mayor provecho de los Tratados de Libre Comercio (TLC) y la identificación de mercados claves, acompañando en todo momento a nuestros productores con capacitación constante y tecnología, como la plataforma Intelcom”.
El Covid-19 ha tenido efectos en los sectores productivos de la economía.

Respaldo y visión empresarial

La CCIAP ha instado a que el país propicie las condiciones adecuadas para alcanzar ese Panamá Mejor en beneficio de todos los panameños. Ofrecer seguridad jurídica e institucionalidad  fortalecidas, forman parte de ese esquema de “reglas claras”.

Como presidente de la CCIAP, Leignadier explicó que su gestión estará dirigida a impulsar el emprendimiento empresarial, así como las nuevas inversiones, además de apoyar a las pequeñas y medianas empresas a superar esta crisis sanitaria y sus efectos colaterales. De igual forma, dará seguimiento a la Agenda País 2019-2024 de este gremio representativo del sector privado, la cual presenta los principales retos del país, y la manera de afrontarlos.

Para la CCIAP, esta pandemia es un tema complejo, multidimensional, con afectaciones visibles y a la vez impredecibles, por lo que la situación amerita una planificación integral que contemple el balance entre la salud, la economía y el bienestar social.  “Se suman las afectaciones económicas propias de las empresas y sus colaboradores, el hacer frente a las responsabilidades en los compromisos individuales, con proveedores, y con el Estado. Amén de las necesidades familiares que tenemos todos los panameños en nuestro quehacer diario”, detalló Leignadier.

Agregó que en los meses pasados se debió planificarse la respuesta del sistema de salud para el proceso de reapertura gradual y asimétrico, así como el regreso paulatino a las actividades cotidianas sin que este colapse, “objetivo que no se ha logrado”.  

Leignadier argumentó que, en el entorno socioeconómico latinoamericano, incluyendo el panameño, la informalidad representa un componente importante de la economía, por lo que una reapertura gradual y asimétrica debe ir acompañada con un plan efectivo de aplicación de pruebas, que tome en cuenta a este sector y permita encontrar y aislar a casos positivos de COVID-19 e identificar asintomáticos, proceder con la trazabilidad de los contactos, aplicarles pruebas y aislarlos, especialmente en los corregimientos donde se registra el mayor índice de contagio.

De igual forma, la CCIAP enfatiza en la necesidad de conocer más que medidas económicas aisladas, un verdadero plan que evalúe todos los sectores productivos del país con sus realidades y necesidades inmediatas a fin de poder definir acciones que los apoyen en este nuevo inicio.

“Encontrar un balance en momentos como estos no es tarea fácil, Panamá necesita de la conciencia y responsabilidad de cada uno de sus habitantes, es la hora de llamar a todos los componentes sociales, políticos y profesionales sin ningún distingo a aportar ideas que nos permitan salir adelante. Al tiempo que, se requiere de un liderazgo multidisciplinario con visión de Estado, que integre tanto el aspecto de salud en esta etapa de la pandemia como, el aspecto socioeconómico producto de la situación sanitaria”, agregó el presidente de este gremio. 

Por su parte, otros entes gremiales como la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (APEDE), también han visto con optimismo el anuncio de la ruta hacia la “Nueva Normalidad” para la reactivación por bloques de la economía panameña, tomando en cuenta la evolución de los datos epidemiológicos y el impacto positivo de las medidas adoptadas contra el COVID-19.

APEDE comunicó que urge a “definir los planes específicos de reactivación económica y laboral para las micro, pequeñas y medianas empresas de forma clara y contundente para enfrentar los efectos de la COVID-19 y asegurar la continuidad de las operaciones de estas empresas afectadas debido a las medidas de confinamiento”.

ads1
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like